Big Data: La gran explosión de datos en Internet

Antes de Google, Amazon o Facebook, el Big Data ya existía. Desde siempre, la raza humana ha tratado de colectar y guardar la mayor cantidad de información posible. Sin embargo, con el avance exponencial de la tecnología y la generación de información, cada vez es más común escuchar el término de Big Data. Día a día la información y los datos que generamos a todos los niveles, es más compleja, va en aumento y son más relevantes en nuestra vida diaria. Las empresas tienen gente dedicada a analizar datos en Internet.

Inversionistas pagan millones de dólares por nuevas empresas o start ups que puedan almacenar y mejorar sus análisis de datos. Carreras nuevas, como la minería de datos o los científicos de datos, son cada vez más demandados por las organizaciones para gestionar la información que se genera y a la que tienen acceso.

En promedio, diariamente se generan más de 3 Mil Millones de Gigabytes de datos. Para tener un comparativo, la biblioteca más grande de Estados Unidos es la Biblioteca del Congreso en Washington. Si se escanearan todos los libros que tiene la Biblioteca, que son aproximadamente 20 millones, eso cabría en 235,000 Gigabytes.

Una empresa con un promedio de 1,000 empleados puede generar la misma cantidad de datos en un período de un año, según datos de la consultoría McKinsey. Y cada vez más empresas buscan estructurar todos estos datos generados y almacenados en sus diferentes sistemas de administración y gestión (ERP, CRM, etc.) para su análisis y obtener inteligencia de negocio para una mejor y más productiva toma de decisiones.

¿Pero qué es el Big Data? Son los datos que exceden la capacidad de sistemas convencionales para el manejo de base de datos, para procesarlos. Los datos son demasiado grandes o no encajan en lo estricto que puede ser un sistema de datos tradicionales. Como consecuencia, se deben buscar alternativas para procesar esta información.

Existen 3 tipos de datos en Internet:

Los datos estructurados, que es la información que generan las empresas en base a los datos que tiene de cada uno de sus clientes o que pueden recabar cada que generan una interacción o transacción con ellos. Son estructurados porque incluyen datos muy “estrictos” y concretos como el nombre, la dirección, teléfono, edad, pago realizado por una compra, entre otros.

En segundo lugar se tienen los datos no estructurados que son toda aquella información que se genera en las actividades realizadas en internet. Todas las páginas web que se visitan, el uso de las redes sociales, los comentarios, sentimientos o tonos escritos en un comentario en redes sociales, en un blog o en un correo electrónico.

Y en tercer lugar se encuentran los datos generados por todos tus dispositivos. Por medio de estos dispositivos como el teléfono, laptop, ipad, etc., se puede obtener información sobre las ubicaciones, aplicaciones utilizadas, tiempos, llamadas y uso general del dispositivo. A toda esta información se le conoce como tu huella digital y tal como las huellas digitales de tus dedos, son únicas, pero en este caso son rastreables.

Esta información la compartimos, en la gran mayoría de las ocasiones, sin saber qué lo estamos haciendo. Son las famosas cookies, las cuales son pequeños rastreadores que colocan las empresas al visitar su página web o al bajar su aplicación gratis. Por ejemplo, la famosa aplicación de FaceApp para verse mayor. Si decidiste aceptar las condiciones de uso de la aplicación, le diste acceso a la empresa a tu perfil completo de Facebook, con toda la información, contactos, gustos, posts, etc.

Existen 4 grandes beneficios para las empresas que utilizan Big Data para la toma de decisiones:

1) Big Data te ofrece nuevos y más tipos de información;

2) la información que se recolecta es totalmente honesta. Uno no miente cuando genera búsquedas en internet;

3) Es posible reducir búsquedas y análisis muy específicos en pequeños grupos de gente y

4) Big Data, nos permite hacer muchos tipos de pruebas y experimentos con la información que se recaba y tener respuestas en muy corto tiempo.

Lo interesante no son los datos en sí, sino la posibilidad de obtenerlos y procesarlos de una forma muy accesible que permiten medir cosas que antes no se podían medir. Para que el Big Data sea realmente útil, al día de hoy, aún es necesaria la interacción humana. La capacidad de juicio y de análisis de pequeños grupos de información, o small data como se llama, funciona mejor con esta interacción.

Es necesario adoptar una mentalidad digital, aprovechando los avances tecnológicos, que enriquezcan nuestra toma de decisiones, sin olvidarnos de nuestra propia experiencia y creatividad.

Deja un comentario