El racismo y el reconocimiento facial

La muerte de George Floyd, un ciudadano afroamericano a manos de un policía de raza blanca, en Minneapolis Estados Unidos, desató protestas no solo en ese país sino en muchas partes del mundo, contra el racismo y la brutalidad policial.  En defensa de la igualdad y los derechos humanos, se han generado reclamos totalmente justos y válidos. Sin embargo, también hemos llegado a extremos sumamente ridículos como el de HBO, al decidir eliminar algunas películas en su catálogo digital, incluyendo “Lo que el viento se llevó”. Un verdadero clásico de la cinematografía, que efectivamente muestra la realidad de un mundo y una sociedad desigual y llena de racismo.  Pero a final del día, es arte y es historia. ¿Qué sigue? Eliminar los libros de historia, literatura, pinturas renacentistas “misóginas”.  Estas me parecen actitudes llenas de miedo, ignorancia e incomprensión. 

Actitudes, que no debemos permitir desvirtúen estas protestas y el verdadero significado de las protestas.  Una de las evidencias más frecuentes de la falta de humanidad del hombre hacia el hombre es el racismo.  El prejuicio contra personas “diferentes”, solamente por ese motivo.  Estereotipos son aplicados para rebajar individuos, fundamentadas en su trasfondo cultural,  piel, apariencia o estatus económico.

RECONOCIMIENTO FACIAL

Esta discusión sobre la discriminación y el racismo ha llegado incluso a avances tecnológicos tan importantes y comunes hoy en día como el reconocimiento facial. Por años este tipo de tecnología ha sido “atacada” por activistas en derechos humanos.  Y han demostrado que, en esta fase de implementación y desarrollo, estos sistemas pueden llegar a discriminar a las personas de piel oscura y a mujeres, a las que tienen problemas para distinguir.  En estas últimas semanas IBM renunció a sus productos y desarrollos  tecnología de reconocimiento facial.  “Creemos que es el momento de comenzar un diálogo nacional sobre si la tecnología de reconocimiento facial debe ser empleada por las agencias de policía nacionales y en qué condiciones”, afirma Arvind Krishna, director ejecutivo de IBM, en una carta enviada al Congreso de Estados Unidos.

Amazon por su parte, anunció que prohibió a la policia el utilizar su software de reconocimiento facial ya que, además de permitir una vigilancia permanente, amenaza la privacidad de las personas.  Anunció que esta prohibición durará un año, esperando que en este tiempo, el Congreso pueda aprobar las “reglas necesarias” para un uso ético de estas tecnologías.

CHINA Y EL RECONOCIMIENTO FACIAL

Y mientras esto sucede,  China  adopta en masa el reconocimiento facial pese a las dudas de su privacidad y el respeto de los derechos humanos por parte del Gobierno Chino. En China  sin duda, el reconocimiento facial ha llegado al punto de madurez y empieza a ser masivo su uso. Empresas de todo tipo y obviamente gobierno, han empezado a adoptarlo de manera masiva. Con los riesgos de abuso de privacidad y discriminación que esto puede representar. Esta tecnología se empieza a aplicar no solo para mitigar la delincuencia. Existen otro tipo de aplicaciones. Por ejemplo, para monitorear a los alumnos en las escuelas donde se clasifican sus expresiones en siete emociones (feliz, triste, decepcionado, molesto, asustado, sorprendido y neutro) y se aplican algoritmos para medir su nivel de concentración. Con esos datos, cada estudiante recibe una puntuación, que se muestra en una pantalla instalada en la pared del aula. El nivel de atención general de cada clase también se proyecta en un monitor del pasillo para que toda la escuela pueda comparar su rendimiento.

Otro ejemplo totalmente innovador es utilizar el reconocimiento facial como método de pago en comercios. El sistema reconoce los rostros de las personas, con análisis biométricos a detalle y estos datos se asocian a una forma de pago o cuenta bancaria. De la misma manera que hoy están asociados a un código QR único, siendo China uno de los principales países “cashless”, al no utilizar efectivo para pagos en comercios. Esto apalancados por 2 gigantes tecnológicos Alipay (el Amazon Chino) y WeChat.

 

facial recognition

RIESGOS Y ABUSOS DE LA TECNOLOGÍA

Expertos y asociaciones de derechos humanos temen y con justa razón que estos avances en reconocimiento facial, sirvan al gobierno para tener una red de vigilancia y discriminación ciudadana tipo Black Mirror, la famosa serie de Netflix, donde el control de la ciudadanía puede llegar a niveles preocupantes.  En San Francisco, muy cerca de Silicon Valley, donde se han desarrollado los mayores avances tecnológicos en Estados Unidos, hace 1 año prohibieron el uso de esta tecnología por parte de la policia.  En su justificación, aseguraron que esta tecnología invade la privacidad de los ciudadanos de forma excesiva, a la vez que puede perpetuar sesgos policiales contra minorías étnicas. Reforzando este punto de vista, un estudio previo del MIT Media Lab, asegura que un mal uso e interpretación de esta tecnología puede llevar a condenas penales y posibles discriminaciones al comprar una casa, estudiar, trabajar o pedir un crédito.

CONCLUSIONES

La innovación, el desarrollo tecnológico por sí mismo no es ni bueno ni malo. Y en el caso especifico del reconocimiento facial sucede igual. El mal uso de la tecnología y la información es lo que está mal, tal como ha sucedido en otras ocasiones en donde las grandes innovaciones han hecho mella en la sociedad y la humanidad en general. El reconocimiento facial debe seguirse desarrollando y aprovechando en áreas como la medicina, para la detección de enfermedades. Lo que se necesita es regular su uso para evitar la discriminación o la invasión excesiva a la privacidad.

Deja un comentario