Fake News: Desinformación en la era de la información

 

El término “Fake News” , es utilizado para conceptualizar la divulgación de noticias falsas en diferentes entornos electrónicos, que provocan un peligroso círculo de desinformación.

Y hoy,  entre la pandemia, la ansiedad y la incertidumbre general de la población, la desinformación que se genera sobre el coronavirus, la vacuna, los enfermos, los remedios milagrosos, entre los temas más comúnes; están por todos lados en internet.  Historias de conspiración mundial y reportes con campañas maliciosas o virus están siendo aprovechadas por hackers para atacar a usuarios

El flujo informativo y las redes sociales,  se están actualizando permanentemente utilizando algoritmos como la relevancia para el usuario, las interacciones o el alcance de la publicación. Lo cual, sin embargo, no valida la veracidad de una nota o post.

Es un tema que tiene varios años en donde las grandes empresas de tecnología y centros receptores de información están buscando cómo detenerlo. Eso sí, sin afectar sus intereses
económicos.

Esta semana por ejemplo, Google anunció un equipo dedicado 24 horas a detectar información falsa sobre coronavirus, tanto en sus buscadores como en You Tube.  Facebook y Twitter están realizando esfuerzos similares para “banear” o vetar contenido sobre la pandemia que sea falso o pueda causar desinformación en la comunidad. Sin embargo, a diferencia de Google, Facebook (Whatsapp) y Twitter generan mucho contenido falso por
medio de los grupos privados  y mensajes, lo cual es mucho más dífícil de moderar.

Mientras tanto, los distintos intereses políticos, partidarios, o simplemente una confusión, se vuelven motivos para que dé una manera mas frecuente se viralice un contenido engañoso.

Independientemente de los esfuerzos que se puedan realizar a gran escala, para combatir la creciente tolerancia al engaño y las noticias maliciosas es necesario un esfuerzo
individual. Cada quién debe ser testigo, descifrar e interpretar la realidad que nos rodea y garantizar una información cierta. 

Y lo más importante: SENTIDO COMÚN. Siempre es importante revisar la fuente de dónde se recibe esta información. Validarla con otras fuentes y preguntarse realmente si la persona,
en la situación que se presenta o la información que contiene, tiene sentido con lo que haría esa misma persona.

Sobre el qué hacer y como detectarlo, iré más a detalle en una siguiente publicación

Deja un comentario