Los retos del Home Office

La necesidad de hacer Home Office y no sufrir en el intento

            De pronto, el comedor, un sillón, la cocina o cualquier espacio disponible en su momento se han convertido en el espacio donde pasamos la mayor parte del día trabajando. El aislamiento actual, está obligando a empresas y empleados a instalar el trabajo en casa o Home Office.  Esta prueba piloto será adoptada sobre todo en grandes empresas,  permanentemente.  Este país no se encuentra preparado para el home office. De inicio implica de inicio, condiciones de internet adecuado.  Al momento solo un poco más del 50% de la población del país tiene acceso a una red de banda ancha en casa.  No hay oportunidad de escaparse y moverse aunque sea por un rato a tomar esa videoconferencia en un café o un espacio de coworking.  Esto es implementación al extremo.

Las personas desde su casa, trabajan menos

Esta comprobado que una empresa se vuelve muy efectiva cuando evalúa a su personal en base a resultados, medidos por objetivos, donde lo importante no son las horas trabajadas, sino saber si cumplieron o no dichos objetivos o tareas.  Esto también es un cambio cultural importante para muchas empresas. No importa el espacio, las horas o el acoso permanente del jefe, lo que importa son los resultados y la autogestión. Poniéndolo en un meme que se ha hecho viral actualmente: “La administración por resultados es la manera más efectiva para la evaluación del desempeño de una persona, pero muchas empresas no están listas para tener esta conversación”

También se dice que: “La personas que trabajan desde su casa, trabajan menos”.  Y este experimento social llamado aislamiento, y diferentes estudios realizados previamente, nos han demostrado que no es así . Se ha comprobado que la gente trabaja más; eso sí, de manera muy desorganizada. Lo cual es uno de los principales retos personales.  Adicional a esto, no hay reuniones en los pasillos, juntas interminables donde no tienes idea qué rayos estás haciendo ahí. O nadie se puede robar tu lunch del refrigerador de la oficina. El home office puede ser maravilloso, pero tiene sus retos

Diversos estudios han encontrado que la gente es más productiva cuando trabaja en casa, pero son vulnerables a trabajar por más tiempo, a un paso más intenso, con altas interferencias, lo que lleva en algunos casos a situaciones más graves de ansiedad y estrés.

Para los que tienen hijos pequeños, el reto es doblemente complicado. Es difícil explicarles que estás ahí con ellos, pero no puedes jugar con ellos.  El bebé está tomando una siesta y tienes que correr a la cocina a tener una videoconferencia. Interrupciones por parte de los hijos, las mascotas o la mensajería son inevitables.

Sugerencias para poder realizar Home Office

            Te doy 4 sugerencias para que puedas realizar tu trabajo desde casa, de una manera más organizada.

  1.     Mantén una rutina. No hacer una rutina diaria provoca que se pueda perder la noción del tiempo. Sobretodo al no ver a otros compañeros y estar en casa, es fácil ampliar el horario laboral.  Levántate, date un baño, desayuna, y cámbiate de ropa antes de sentarte a trabajar. Tal como si fueras a la oficina.
  2. Eat the Frog. Hay una frase famosa en inglés del que dice: “Eat the frog”.  Mark Twain una vez dijo que si lo primero que hacer cada mañana es comerte una rana viva, puedes seguir el resto del día con la satisfacción de saber que eso es lo peor que te pasará. Esa “rana”, debe ser la actividad o el pendiente más importante que tengas.
  3. Limita actividades. Concéntrate en agendar tus actividades del día. Y hay que priorizarlas. Existe la regla de 1-3-5.  1 actividad importante o prioritaria, 3 medianas y 5 pequeñas por resolver cada día.
  4. Administra tu energía, no tu tiempo.  Entiende tus tiempos y tu energía a lo largo del día. Enfoca tus actividades en base a tu capacidad de enfocarte a lo largo del día. No puedes mantener el mismo ritmo por mucho tiempo

Deja un comentario