Millenias y valores ¿Problema de conducta o entendimiento?

Los valores son intangibles. No son algo que hacemos o tenemos. El dinero, por ejemplo, no es un valor, pero es un recurso que puede llevarnos a honrar un valor como la diversión (si, es un valor), creatividad, paz mental. Viajar tampoco es un valor, jardinería no es un valor. Sin embargo, estos son ejemplos de actividades que pueden ayudarnos a honrar valores como la aventura, aprendizaje o la espiritualidad. Y a pesar de que los valores son intangibles, no son invisibles para los demás. Puedes caminar en un cuarto y poder identificar algunos valores por la forma de vestir, cómo interactúan y sus conversaciones.

Los millenials, los centennials, que son las llamadas generaciones digitales, ya que nacieron en la época del internet. Tienen una ventaja sobre las generaciones anteriores. Y esa es la razón por la que pueden estar menos confundidos que el resto de nosotros, con el tema de los valores. Su objetivo principal es ser felices y hacer lo que les gusta con pasión y alegría. Sin importar lo que piensen los demás. Los valores deben ser la base de nuestro comportamiento. Ellos definen que es lo más importante para nosotros, nos ayudan a formar un criterio para tomar decisiones . Y son la fuerza que nos motiva en nuestro trabajo y vida diaria.

Sin embargo, el entendimiento y aprecio de los valores por parte de la juventud actual, es algo que choca frecuentemente con las generaciones anteriores, al no tener el mismo entendimiento de las mismas.

¿ Cuáles son tus verdaderos valores?

¿Cómo podemos saber que es realmente lo que queremos y cuales son los valores alrededor de esos gustos? La manera más efectiva de “encontrar” o “aclarar”  tus propios valores es buscarlos en tu experiencia personal. Cualquier evento pasado que se recuerde con algún impacto positivo o negativo, son generalmente productivos para esta tarea. Esto es mucho más efectivo que tomar una lista y elegir, ya que comúnmente cuando tenemos una lista se escoge “lo que me gustaría tener, o lo que la sociedad considera correcto tener”.  Esto sucede, porque la gente tiende a juzgar los valores y entonces escoge espiritualidad o integridad, por ejemplo, y excluye los que la sociedad cree que no son admirables como el poder personal y el reconocimiento.  Que repito,  el vivirlos de una manera honesta y ética es lo que hace la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto sobre la manera de vivir los valores.

Los valores no son una alta moral o una conducta ética. Lo que no se contrapone a que el vivir de una manera altamente ética  o moral sea un valor. Los valores son las cualidades sobre la cual vivimos una vida plena de afuera hacia adentro. Lo admirable no es el valor como tal sino la capacidad de vivirlo y honrarlo al máximo. Cuando honramos nuestros valores y tomamos  decisiones en nuestras vidas, tenemos un sentimiento interno de “haber realizado lo correcto”

Los valores están siempre presentes en todas las decisiones que tomamos, lo que significa que todos los días con nuestras acciones, honramos o traicionamos nuestros propios valores. El poderlos identificar de una manera consciente, nos ayuda a determinar,  cuando una decisión tomada fue “correcta”. Y  de la misma manera ayudarnos a generar aprendizaje de las decisiones tomadas equivocadamente.

Cuando honras tus valores de una manera regular y consistente, puedes decir que estás cerca o haz logrado vivir feliz.  Y si ya encontramos el camino, ¿por qué no lo seguimos todos los días y honramos esos valores permanentemente? Normalmente esto sucede porque nuestros miedos son más fuertes que nuestro deseo de vivir en plenitud. Y ese miedo, que nos lleva a un autosabotaje,  viene de diferentes maneras y por diferentes caminos: Sociedad, familia, iglesia, ego, etc.,  “no estás trabajando lo suficiente”, “te estás equivocando de carrera”, “no eres lo suficientemente listo, guapo, rico, con experiencia”.

Sí honramos nuestros valores y tomamos  decisiones en nuestras vidas, tenemos un sentimiento interno de “haber realizado lo correcto”. Esto genera armonía y felicidad que es la base de esta generación, tratar de ser felices a pesar de todo el lastre y equipaje que generaciones anteriores queremos forzarlos a cargar.

Deja un comentario