Ser Creativo ¿Se nace o se hace?

Hoy más que nunca, estamos obligados a ser creativos dada la necesidad de adaptación a los cambios socioeconómicos que vendrán, la adaptación a la transformación digital, o simplemente buscando la supervivencia ¿Qué es ser creativo? ¿Cómo se estudia? ¿Cómo se desarrolla?¿Se nace o se hace?

Estas son algunas de las preguntas más comunes y que muchas veces solo generan mayor confusión. Comencemos por definir creatividad: Es la facultad que tiene alguien para crear y desarrollar procesos o elementos para desarrollar labores de manera distinta a la tradicional. Con la finalidad de cumplir deseos personales o grupales de una manera más veloz, sencilla, eficiente o económica.  Esta facultad, así como otras tantas capacidades con las que nacemos son racionalizadas, bloqueadas, o guardadas en el cajón del olvido conforme crecemos y nos educan e inculcan valores, conocimientos y obligaciones

TODOS SOMOS CREATIVOS

TODAS las personas somos por naturaleza creativos, ingeniosos, y plenos. Somos capaces de encontrar respuestas, capaces de decidir, de tomar acciones y de aprender.  Estas capacidades las tenemos todos los seres humanos sin importar las circunstancias.

 La psicóloga Elsa Punset nos dice: “Nacemos con grandes dosis de creatividad y curiosidad y también con miedo. A lo largo de la vida, caen en picada la creatividad y curiosidad y suben el miedo y la necesidad de protegernos; algo estamos haciendo mal a la hora de educar”. Identificando que nacemos creativos, tenemos que detectar el contexto en el que nos encontramos para poder generar acciones que nos ayuden a reaprender como ser creativos. Antes de ponernos a crear, debemos preguntarnos ¿Qué me mueve a ser creativo?

El ser humano no solo se mueve ante necesidades y obligaciones concretas. Necesitamos tener un sueño y el deseo de querer transformar el contexto. Todo empieza con la intención y pasión de crecer personalmente.

Debemos tener los siguientes elementos entendidos de la manera más honesta posible:

  • ¿Identificar qué es lo que me gusta? ¿Cuál es mi sueño? ¿Qué quiero que pase en mi empresa? ¿Cómo quiero servir a mis clientes?
  • Necesitamos sentir pasión por nuestro proyecto o nuestra ocupación. Esa es la verdadera motivación.
  • Entender la actividad o el negocio. Para poder crear sobre una actividad, necesitamos saber primero controlarla, comprenderla y dominarla.
  • Finalmente, estar dispuestos a arriesgarse y experimentar. Aceptar que el error puede llegar, pero ese error tarde o temprano nos conducirá a una buena idea

Y lo más importante, que puede ser lo más difícil, es enfrentarte a tus propios miedos y creencias. Para ser creativos necesitamos perder el miedo a experimentar, a equivocarnos, a ver los problemas desde otra perspectiva.  A menudo la solución está enfrente de nosotros y no la queremos ver. Nos la tapan con creencias y comportamientos aprendidos a lo largo de nuestra vida.

 

SER CREATIVO EN TIEMPOS DE CRISIS

TODOS sin excepción, nacemos creativos, ingeniosos, y plenos. Conforme crecemos vamos perdiendo la creatividad y la curiosidad e incrementamos  el miedo. El miedo a experimentar, a equivocarnos, y a ver los problemas desde otra perspectiva. Y este es el mayor reto que se debe enfrentar para ser creativo. Enfrentarte a tus propios miedos y creencias. Todos esos comportamientos que aprendemos a lo largo de nuestra vida.

Pero qué pasa si decidimos volver a ser niños y tratar de ver más allá de los límites que nos hemos impuesto en nuestras cabezas.   Hacer esto, es una de las razones por la que casi todas las técnicas de creatividad tienen que ver con el juego y recuperar la espontaneidad. Esto nos permite descubrir nuevas facetas para desarrollar diferentes pensamientos y sin temor al fracaso.

Debemos recordar y recuperar la capacidad infantil de:

            BUSCAR. Ya lo dijo Einstein con su definición de locura: “Hacer las mismas cosas, esperando resultados diferentes”.  Cuando tenemos un problema habitual, recurrimos a las soluciones conocidas. Busquemos alternativas de solución

            EXPLORAR.  En el mundo empresarial actual, donde la productividad y los resultados deben ser medidos a corto plazo, buscamos la solución más rápida y fácil. Puede ser asombrosamente más gratificante buscar el camino donde podamos aprender más.

            OBSERVAR. Nuestra experiencia actúa como un filtro inconsciente ante nuevas ideas y conocimientos. Solamente vemos el árbol y hemos dejado de ver el bosque. Cuando niños estábamos dispuestos a observar todas las posibilidades y a asombrarnos de lo que podíamos descubrir.

            CUESTIONAR. ¿Qué puede suceder, si como niños recuperamos esa dosis de ingenuidad, y comenzamos a cuestionar todo? Nunca dejes de cuestionar, de manera tal que puedas seguir aprendiendo el fondo de cualquier situación

            APRENDER. Libérate de la necesidad de tener la razón. Debemos recuperar la capacidad de recibir información sin prejuicios y con la apertura total para aprender.

Es necesario conocerte para crecer. Es imposible crecer si no sabes quién eres, por eso debes darte el regalo de tomarte el tiempo para saberlo.

Deja un comentario